Advertisement

Venezuela contra los pronósticos en segunda fase del Premundial

0
Posted 9 septiembre, 2013 by admin in Destacado

 El técnico de la Selección Nacional, Néstor “Che” García, concretó en una frase lo que marca el futuro del equipo desde este jueves y al menos hasta el domingo, en el Premundial de Baloncesto que se está disputando en El Poliedro de Caracas y otorga cuatro boletos para el torneo planetario a efectuarse el próximo año en España: “No queda otra sino ganar”.

 Ciertamente, esa es la alternativa para los ocho equipos con vida en la segunda fase del evento, independientemente de que se encuentren en cómodas posiciones como Puerto Rico, en su calidad de invicto en cuatro presentaciones; Canadá, México y Argentina, con tres victorias y un revés en su haber y Venezuela, República Dominicana y Uruguay, con parejo registro de 2-2.

 Vale recordar que de esas marcas se eliminan los triunfos ante Brasil y Paraguay.

 Sin embargo, en lo atinente a la representación de nuestro país es inevitable apuntar, más allá de pasiones y deseos, que las posibilidades de avanzar a semi-finales y conseguir uno de los pasajes para el Mundial son bastante limitadas, tomando en cuenta los rivales por delante y, muy especialmente, el nivel mostrado por boricuas y norteamericanos, que hasta el momento se han mostrado por encima del resto de los participantes en el campeonato de Fiba Américas.

 En teoría, Venezuela debería ganarle la noche de este jueves a Uruguay, como lo ha venido haciendo en los últimos años en competencias oficiales y a Jamaica, un equipo con jugadores muy atléticos, pero sin mayores recursos técnicos con algunas excepciones, lo cual no obstante les permitió incomodar un tanto a los puertorriqueños y darle el mazazo mortal a los brasileños, que se despidieron de la contienda sin conocer los sabrosos vientos del triunfo.

 Serán precisamente esos los rivales a los que se medirá nuestra selección en la apertura y cierre de esta instancia, en la búsqueda, sobre el terreno de las especulaciones, de al menos tres victorias. El problema estará durante los encuentros del viernes, frente a Canadá y sábado, frente a Puerto Rico.

 Si todo se da como se espera, fundamentados en lo enseñado sobre el tabloncillo del coso de Coche durante estos casi ocho días de competencia, Venezuela debería imponerse la noche de este jueves a Uruguay, aunque para ello, sin dudas, deben sus jugadores dejar algo más que la piel en la

cancha, algo que seguramente harán, afianzándose en la que ha sido su mayor fortaleza hasta el momento: su defensa y la intensidad en el accionar, frente a un conjunto uruguayo que cuenta con altura y buenos lanzadores desde el perímetro.

 Luego, durante viernes y sábado Venezuela irá en procura de hacer realidad su sueño de clasificar al Mundial, precisamente ante los dos “clavos” del torneo: Canadá y Puerto Rico, respectivamente, con la misión de sorprender por lo menos a alguno de los dos, siempre y cuando, por supuesto, concreten primero la ganancia ante los charrúas.

 Técnica y físicamente, hay que decirlo, estos dos equipos lucen muy superiores no solamente al nuestro, sino a los demás que siguen en carrera, pero ya los venezolanos probaron estar en capacidad de nadar contra la corriente, como lo hicieron contra República Dominicana y Argentina, aunque ante estos últimos les faltó controlar la presión en los últimos minutos.

 Después, en la jornada dominical, tocará enfrentar a Jamaica, en la que podría ser la despedida  o la consolidación de la cuarta clasificación de Venezuela para un Mundial.

 Cuesta arriba, sin dudas, las posibilidades de nuestro país: sin embargo, en este tipo de torneos no están descartadas las sorpresas y hay algunas puertas abiertas, pues dando por descontado que boricuas y canadienses deberían apropiarse de dos de los boletos para tierras españolas, quedaría un par más a repartirse entre los otros seis equipos, que dependerían así no solamente de sus resultados en esta segunda ronda, sino también de lo hecho en la primera –exceptuando sus enfrentamientos ante los eliminados Paraguay y Brasil-, por lo cual matemáticamente no sería descartable hasta el chance de desempates apelando al “goal average”.

 En todo caso, antes de caer en el terreno de las engorrosas especulaciones aritméticas, lo mejor para nuestra selección es tratar de ganar tantas veces como pueda, quebrando incluso pronósticos en contra, para materializar unas aspiraciones que si bien lucen difíciles, tampoco son inalcanzables para un grupo capaz de aguarle la fiesta a cualquiera con actuaciones como las mostradas ante dominicanos y argentinos.


About the Author

admin


Advertisement