Advertisement

Japón revive situaciones: desastres naturales y modificación olímpica

0
Posted 28 marzo, 2020 by admin in COV

Cambio de fecha de Juegos Olímpicos

En 1940, Japón debió renunciar a ser sede olímpica de verano e invierno debido a la Primera Guerra Mundial. No ha sido el único país, en la era moderna, que ha sufrido embates para la realización de la cita universal del deporte.

(Prensa Comité Olímpico Venezolano. Caracas, 27 de marzo). No es la primera vez que Japón sufre una modificación de peso en cuanto a ser sede de unos Juegos Olímpicos. Ya en 1940 la capital nipona no pudo concretar la realización del evento, por el estallido de la Primera Guerra Mundial.  

A continuación, un recorrido por las mayores modificaciones que ha sufrido el calendario de los juegos en la era moderna de los mismos.

Berlín 1916

El 4 de julio de 1912, en la 15ª Sesión del Comité Olímpico Internacional en Estocolmo, el organismo otorgó la sexta edición de los juegos modernos a Berlín, en lugar del otro candidato, Alejandría, en Egipto, única ciudad africana que presentó su posibilidad, en tres ocasiones, de ser sede de la justa en el siglo 20.

El 28 de junio, cuando ya se disputaban eventos de prueba, en Sarajevo (ahora capital de Bosnia y Herzegovina) el archiduque Franz Ferdinand, sucesor del trono austrohúngaro, y su esposa, fueron asesinados, lo que finalmente llevó al comienzo de la Primera Guerra Mundial.

Debido al conflicto, los Juegos no pudieron celebrarse en Berlín. Durante la guerra, Pierre de Coubertin trasladó la sede del COI a Lausana, pero mantuvo el orden de la olimpiada.

Tokio y Sapporo, 1940

De la misma manera que Tokio fue elegida para organizar los Juegos 2020 en 2013, después del devastador tsunami en marzo de 2011, la capital japonesa fue candidata para la edición de 1940, citando la oportunidad que los Juegos ofrecieron para reconstruir la ciudad después de un terrible terremoto (el gran Terremoto de Kanto) en 1923. La candidatura fue dirigida por el legendario Jigoro Kano, fundador del judo y primer miembro del COI de Japón.

Los juegos se vieron rápidamente amenazados por el comienzo de la segunda guerra chino-japonesa en 1937. El 16 de julio 1938, el miembro japonés del COI Togukawa Soyeshima escribió al presidente del COI, Comte de Baillet-Latour, explicando: “Lamentamos que las hostilidades prolongadas, sin perspectivas de paz inmediata, signifiquen la cancelación de los Juegos en Tokio”. Japón también abandonó la idea de organizar los Juegos de Invierno, programados para realizarse en Sapporo.

Luego, el COI eligió a Helsinki como anfitrión de los juegos de verano de 1940, aunque no se llevaron a cabo por el inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939. Tokio finalmente se convirtió en la primera ciudad asiática en organizar los Juegos Olímpicos en 1964, con Sapporo como anfitrión de los Juegos de Invierno en 1972.

Londres y Cortina D’Ampezzo, 1944

Londres había sido elegido para organizar los Juegos en 1944, pero al igual que Francia, Gran Bretaña se unió a la guerra contra Alemania menos de tres meses después. El conflicto global que dejaría el continente en ruinas no terminaría hasta 1945 con la rendición de Japón. Los Juegos de Invierno de 1944, mientras tanto, debían celebrarse en Cortina d’Ampezzo (Italia).

Finalmente, Londres organizaría los Juegos de Verano por segunda vez, 40 años después de la primera ocasión en 1908, y tres años después de la guerra. Los Juegos de 1948 se celebraron en una capital británica todavía marcada por los bombardeos alemanes, y se conocerían como los “Juegos de Austeridad”.

Los Juegos de Invierno luego regresaron a St Moritz en 1948, antes de celebrarse en Oslo en 1952 y Cortina d’Ampezzo en 1956.

Munich 1972

En una ocasión, los Juegos no fueron pospuestos sino suspendidos. Durante los Juegos de Verano en Munich en 1972, en la mañana del 5 de septiembre, un grupo terrorista palestino irrumpió en las viviendas israelíes en la Villa Olímpica y tomó rehenes. Este drama, que costó la vida de 11 atletas, entrenadores, jueces y árbitros israelíes y un policía de Alemania Occidental, hizo que los Juegos se detuvieran por 34 horas.

El presidente del COI, Avery Brundage, anunció: “Los juegos deben continuar”. El movimiento deportivo internacional se negó a capitular ante el terrorismo, y el espíritu olímpico con sus nociones de paz, participación y unidad, dio un paso adelante.

(Con información del Comité Olímpico Internacional)

Coordinación de ComunicacionesComité Olímpico Venezolano


About the Author

admin


Advertisement